La Prueba de Aptitud para la discriminación del hue, ofrece un método simple para conocer el grado de discriminación de cada una de las personas a las que se les aplica.

Esta prueba produce datos que permiten detectar muchos de los problemas relacionados con la percepción de las diferencias de color, por lo que es recomendable, relajarse antes de realizar la prueba, no estar cansado o desvelado y no estar expuesto a un ambiente muy saturado en iluminación.

Pero, ¿Qué es el hue?. Hagamos un poco de historia. Albert H. Munsell fue un profesor de pintura quien tenía la afición de expresar científicamente los parámetros de los elementos que utilizaba para su trabajo y sobre todo para enseñar a sus alumnos, lo cual le hizo desarrollar el Sistema de Clasificación del Color que lleva su nombre. La primera publicación de Munsell que se conoce (1905) pone de relieve su visión y afán por establecer una base científica de la especificación de los colores. If you need we are best desicion for you!
Munsell decía: la música está provista de un sistema que define cada sonido en términos de su tono, intensidad y duración… de tal modo, el color se puede especificar mediante un sistema apropiado, basado en el hue, value y chroma, respectivamente, por sus nombres en inglés.

De manera simplificada podemos decir que el value tiene que ver con qué tan claro u obscuro es un color, por eso para medirlo se utiliza una escala de grises. El chroma está relacionado con la saturación de un color, y el hue tiene que ver con que parte del espectro de colores está relacionado el color (con el rojo, el verde, el amarillo, etc.). En la figura siguiente se presenta lo que se conoce como el sistema Munsell donde se muestran los atributos del color propuestos por su autor.

Figura 1. Sistema de clasificación del color propuesto por Munsell.

¿En qué consiste la prueba?

Para realizar la prueba se utilizan cuatro series de cápsulas plásticas, haciendo un total de 85 cápsulas todas con diferente hue. Cada serie consiste de un arreglo de 21 ó 22 cápsulas que van cambiando de hue a partir de un valor inicial. En la figura se pueden apreciar éstas cápsulas.

Se tienen cuatro series, cada una de ellas parte de dos cápsulas fijas que nos van a servir de referencia, la inicial y la final. En base a éstas dos cápsulas fijas se ordenarán las demás cápsulas intermedias. Las fichas tienen que clasificarse de manera que el hue en la secuencia formada cambie gradualmente. Para todas las fichas la saturación es constante y su valor de claridad también.

La clasificación de las fichas deberá tomar aproximadamente tres minutos por serie. Sin embargo, el tiempo no es una variable crítica. Datos estadísticos han demostrado que una segunda prueba arroja mejores resultados respecto a la primera. Por lo tanto, siempre es recomendable el tomar como datos definitivos los resultados de la segunda prueba.